facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

Rellenos dérmicos

post las ojeras y las arrugas Dray

Los rellenos dérmicos que utilizamos en Clínica Dray son materiales totalmente biocompatibles y reabsorbibles. No se limitan a corregir inmediatamente arrugas y pliegues o remodelar ciertas zonas, sino que estimulan la producción de nuestro propio colágeno para combatir la flacidez y conseguir resultados duraderos. Es el caso de Ellansé, Radiesse y Restylane.

Contáctanos

¿Qué es Ellansé?

Es un relleno dérmico inyectable totalmente reabsorbible compuesto por un 70% de Carboximetilcelulosa (CMC), gel portador, y 30% microesferas de Policaprolactona sintética (PCL). Produce un efecto de relleno inmediato seguido de una estimulación del propio colágeno del paciente. Es ideal para corregir, definir y mejorar el rostro de manera global o zonas determinadas como los surcos nasogenianos, las arrugas peribucales, zona de los temporales y los pómulos, y para remodelar nariz y mentón.

¿Y Radiesse?

Es un material compuesto básicamente por micropartículas de Hidroxiapatita de Calcio disueltas en una solución gelatinosa que se inyecta al paciente, con lo que se consigue una apariencia juvenil y natural con una sola sesión. También en este caso los resultados son progresivos y duraderos, puesto que la Hidroxiapatita de Calcio estimula la producción de nuevo colágeno.

¿Qué es Restylane?

Es un gel a base de Ácido Hialurónico similar al que produce nuestro propio cuerpo, y que se inyecta en pequeñas cantidades para restaurar el volumen y la estructura sin que ello afecte a la expresión o el movimiento facial. Además de rellenar, hidrata y lubrica la piel.

¿Cuántas sesiones son necesarias?

Por lo general basta con una sola sesión. Al tratarse de materiales reabsorbibles, aunque los efectos son duraderos, no son definitivos.

¿Cuánto duran los efectos?

Dependiendo de cada paciente, entre seis y doce meses.