facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

Hilos tensores reasorbibles

post Dray Lip Refresh

Los tratamientos con hilos tensores son bastante recientes y consisten en infiltrar hilos de distintos materiales para acabar con la flacidez facial, mejorar la elasticidad y la tensión de la piel: en definitiva, para levantar literalmente las facciones. En nuestras clínicas utilizamos hilos de polidioxanona, reabsorbibles y biocompatibles con el organismo, como tratamiento específico para redefinir el óvalo y el tercio inferior y reafirmar el cuello.

Contáctanos

¿En qué consiste el tratamiento con hilos tensores?

Es una técnica sencilla, rápida y muy eficaz para tensar la piel. Después de eliminar cualquier impureza cutánea y aplicar frío o una crema anestésica, se dibuja en la zona a tratar un entramado de líneas que sirve como guía para la colocación subdérmica de los hilos, que se introducen mediante una punción con una aguja finísima, casi imperceptible. Una vez introducido el material, se retira la cánula. El hilo entonces queda tensado sin necesidad de anclajes y se produce un inmediato tensado mecánico de la zona, ya que actúa como un mallado que impide la caída de los tejidos con los que está en contacto.

¿Por qué hilos de polidioxanona?

En Clínica Dray usamos hilos de polidioxanona porque se trata de un material reabsorbible, biocompatible, y que estimula los mecanismos propios de regeneración celular (producción de colágeno y elastina). Es decir, que no se limitan a producir una tensión artificial.

¿Cuántas sesiones son necesarias?

Una sola sesión, de duración variable según la zona que se desee tratar.

¿Cuánto duran los efectos?

Son progresivos, se aprecian en las primeras semanas y los mejores resultados se consiguen aproximadamente a los tres meses. Según cada paciente, pueden durar entre 12 y 18 meses.