facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

Vitamina C: ¿En crema, en la dieta o en mesoterapia?

naranjas 2

A estas alturas todos sabemos que la Vitamina C es la reina de la luminosidad en la piel que difumina las manchas y neutraliza los radicales libres, que interviene en la síntesis de colágeno y elastina y que previene también las líneas de expresión. Así que la piel, como el resto de órganos, la necesita. La duda viene con la forma de administrarla.

¿Luciremos mejor cutis si la aplicamos cada día un cosmético (sea en crema, suero o ampolla), si nos atiborramos a naranjas y brócoli, o si la aplicamos en las capas más profundas de la piel gracias a mínimas inyecciones? La respuesta está en la tercera opción, precisamente porque penetra más que con una crema, sobre todo gracias a la combinación de la vitamina en sí con otras de “su especie”, como la E, de oligoelementos y minerales.

En segundo lugar, las investigaciones aseguran que la piel se beneficia más de la cosmética rica en ácido ascórbico (la única forma efectiva de vitamina C), aunque tiene que ser en dosis altas, entre el 10 y el 20%, y en fórmulas estables para que no se degrade con el aire. En estas dosis, si la aplicamos antes de tomar el sol, nos quemaremos mucho menos, según dice el British Journal of Dermatology, así que es un mito que este activo produzca manchas, como se ha pensado toda la vida. Al contrario, la piel queda más homogénea, porque permite que la pigmentación del melanocito se ordene.

Sin embargo, asegurarnos una buena dosis de vitamina C en la mesa es muy saludable, pero en la piel se notará mucho menos (además, ten en cuenta que “lo que sobra”, el organismo no lo guarda, lo elimina). El caso es que aplicada de manera tópica, es decir, directamente en el cutis, se consiguen niveles hasta 30 veces mayores que ingiriéndola.


Testimonios