facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

TRATAMIENTOS PARA UNA BUENA PIEL EN INVIERNO

chica_dentro_fondo_agua

Una vez que las altas temperaturas y el clima seco parece que han quedado definitivamente atrás y llegan poco a poco los primeros fríos, hay que prestar especial atención a los cuidados cosméticos y estéticos. Y es que las agresiones del otoño, y aún más del invierno en la piel, pueden agrietarla, resecarla, debilitar su función barrera y por tanto irritarla y provocar capilares rotos en las zonas más expuestas: cara, orejas, labios y manos. La culpa de tantos desastres es del frío (cuanto más, peor), la humedad, el viento y los cambios bruscos de temperatura, ya que pasamos continuamente de las bajas temperaturas de la calle al calor de las calefacciones y viceversa. Según la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) es el momento de decantarse por tratamientos que hidraten, refuercen y revitalicen la piel, sobre todo de la cara, cuello y escote. Por un lado están los de tipo cosmético, o para que nos entendamos, las cremas y resto de productos que se venden en perfumerías, supermercados o gabinetes de estética, con una concentración de activos moderada. Por otro, los de uso exclusivamente médico (que se encuentran en las consultas del médico estético o el dermatólogo), que poseen más componentes activos y en más alta concentración: hidroquinona contra las manchas, alfahidroxiácidos para renovar la piel, Vitamina C al 10% de concentración como mínimo y bien formulada, etc. Eso sí, como dice esta sociedad  médica, estos tratamientos necesitan una correcta indicación y control médico, y por eso no se venden sin prescripción.

Además, están los procedimientos de medicina no invasiva. En invierno los recomendados son los peelings químicos, superficiales, medios o profundos, con diferentes ácidos según el tipo de piel y el grado de envejecimiento, encargados de renovar la piel y darle un empujón, algo que se traduce en que esté más lisa, brillante y sin manchas; también la infiltración de mesoterapia revitalizante con vitaminas, minerales, oligoelementos y ácido hialurónico, que aportan ese efecto “buena cara” que tanto buscamos hoy; la radiofrecuencia o los ultrasonidos focalizados de alta intensidad, que compactan y tensan la piel, una alternativa interesante al lifting quirúrgico que en cambio no deja secuelas, y por último, el láser: de tipo fraccionado para diferentes fines antiedad (arrugas, manchas, cicatrices, rojeces o flacidez), o de depilación: lejos de la época de pleno sol, estos meses son perfectos para acabar con el vello indeseado. En la Clínica Dray proponemos el asesoramiento totalmente personalizado para elegir el método que mejor se adapte a cada persona y en cada momento.


Testimonios