facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

REJUVENECE DE LA FORMA MÁS NATURAL: PLASMA ENRIQUECIDO EN PLAQUETAS

plasmoterapia

Quizá hayas oído hablar a algunos deportistas de élite sobre el PRP (Plasma Rico en Plaquetas), un tratamiento que muchos de ellos siguen porque favorece la reparación de los tejidos y acorta considerablemente los plazos de recuperación tras una lesión. Pero, ¿sabías que este procedimiento es también el más natural para rejuvenecer tu piel?

La plasmaterapia o PRP es un protocolo que consiste en la extracción de sangre del paciente y centrifugación de la misma para obtener un plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento y células madre que se infiltra mediante microinyecciones intradérmicas en la zona que se desea tratar. Con esta técnica se consigue estimular los fibroblastos (células que se encargan de la producción de colágeno y ácido hialurónico), y así aumentar el espesor de la dermis y mejorar en general la calidad de la piel, que recupera luminosidad, elasticidad y una textura más uniforme.

La bioestimulación celular con plasma se utiliza en medicina estética sobre todo para corregir, prevenir y retrasar los signos de envejecimiento en el área facial, cuello y manos, aunque también se puede aplicar en el cuero cabelludo, ya que aumenta la vascularización a nivel del folículo piloso, estimulando así el crecimiento y fortalecimiento del pelo.

Este tratamiento, completamente seguro porque la sangre se obtiene del mismo paciente y por tanto no conlleva riesgos de alergias o incompatibilidades, está especialmente indicado para pieles maduras, si bien es muy eficaz para mejorar el aspecto de pieles jóvenes con patologías como acné, manchas, estrías y cicatrices.

El protocolo de aplicación y la frecuencia dependen del grado de envejecimiento de cada paciente, pero habitualmente se recomiendan dos o tres sesiones al año para potenciar la regeneración de los tejidos. Los resultados son apreciables desde los primeros días y especialmente visibles pasados 20 o 30. Todo el procedimiento (desde la extracción de la sangre hasta la infiltración mediante mesoterapia) dura aproximadamente 45 minutos.


Testimonios