facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

Retoque facial: ¿quieres dulcificar tus rasgos o endurecerlos?

retoque facial

¿La cara es el espejo del alma? No hay más que ver una película de cine para darse cuenta de que los malos tienen la piel surcada de cicatrices, arrugas y manchas, y que la de los buenos es blanca, uniforme y luminosa. De esto se ha hecho eco la Universidad de Texas, analizando el top ten de las películas de héroes y villanos de todos los tiempos, ha publicado los resultados en la revista JAMA Dermatology, y lo recoge en su web la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME).

 

 

El Dr. Simon Dray valora cómo son los rasgos y tipo de piel que dan la pista acerca de nuestro carácter y los tratamientos con los que podemos “disfrazarlo” y realizar ese retoque facial.

 

¿Tienes cara de mal@? Tu retoque facial será conforme a que notarás…

  1. Manchas:

Según el estudio de Texas, el 30% de los malvados muestran hiperpigmentación periorbital, es decir, manchas alrededor de los ojos y cerca de los pómulos.

El consejo del Dr. Dray: “Para evitar las manchas, y sobre todo en esa zona, lo primero es no tomar el sol en el rostro, y si se hace, no bajar de un spf 50, sombrero y gafas de sol. Después, propongo un peeling químico realizado en consulta y en función del tipo de hiperpigmentación”.

 

  1. Frente y entrecejo surcados por arrugas profundas:

El 20% de los villanos del cine tienen arrugas faciales, y el estudio lo ejemplifica con Darth Vader y con la Reina de Blancanieves y los Siete Enanitos al convertirse en bruja.

El consejo del Dr. Dray: “La solución está en la toxina botulínica, pero aplicada con mucha naturalidad para que relaje esos surcos verticales que denotan altivez y preocupación”. El doctor señala que lo importante es realizar un retoque facial con resultados para suavizar, no paralizar.

 

  1. Surcos nasogenianos marcados:

Las arrugas que van de la nariz a las comisuras de los labios pueden estar muy señaladas, algo que suele ir asociado a flacidez en la zona de las mejillas, y a que estas queden vacías, como “hacia dentro”.

El consejo del Dr. Dray: “En este caso realizo el retoque facial con mi Técnica de la Corona, a base de infiltraciones de hidroxiapatita cálcica, que es un inductor de colágeno que combate la flacidez y que no deja marcas, porque se realiza en la zona del comienzo del cabello, donde se situaría una corona”.

 

  1. Cicatrices múltiples:

Otro rasgo definitivo son las señales que quedan en la piel al cerrarse una herida.

El consejo del Dr. Dray: “Las cicatrices y marcas de acné pueden difuminarse con la infiltración de policaprolactona (PCL), un polímero bioreabsorbible que rellena y uniformiza la textura cutánea, además de eliminar arrugas”.

 

  1. Óvalo facial y mentón demasiado pronunciados o desdibujados:

Una barbilla puntiaguda y excesiva se vincula, en el caso femenino, con las brujas, y en el masculino, a maldad.

El consejo del Dr. Dray: “La técnica HIFU, a base de ultrasonidos focalizados de alta intensidad, redibuja el contorno del óvalo y produce un efecto lifting en el ángulo inferior de la cara; después, para suavizarlo y redondearlo, se puede utilizar ácido hialurónico reticulado o hidroxiapatita cálcica” para terminar de armonizar el retoque facial.

 

¿Tu cara es demasiado afable? Retoque facial para endurecer rasgos.

El consejo del Dr. Dray: “Es menos habitual que alguien pretenda endurecer sus rasgos, aunque se puede conseguir: Por un lado, utilizando la Técnica de la Corona en la parte superior, y por otro, marcando el óvalo facial en el caso masculino”. Gracias al método de la Corona “sube” el arco de la ceja, se abre más la mirada y se reposiciona el pómulo, mientras que el óvalo facial puede marcarse más con el ácido hialurónico reticulado o la hidroxiapatita cálcica.