facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

Qué es el botox: mitos y verdades

botox o toxina botulinica

¿Qué es el botox? 30 años después del uso estético de la toxina botulínica, popularmente llamada botox, todavía nos hacemos esta pregunta. Este tratamiento de rejuvenecimiento facial consiste en infiltraciones de proteína natural y altamente purificada en determinados puntos clave del músculo, debilitándolo para conseguir así frenar los signos de envejecimiento.

 

 

 

 

Aunque estas microinyecciones son seguras y una de las técnicas menos invasivas para acabar con las patas de gallo, primeras arrugas y líneas de expresión en la frente, el entrecejo, la zona del contorno de los ojos y la comisura de los labios todavía existen muchas dudas y miedos. El doctor Simón Dray, uno de los referentes mundiales en medicina estética, responde a ellas y te cuenta toda la verdad sobre los efectos del botox.

 

Botox antes y después

Si te planteas un rejuvenecimiento facial con esta sustancia seguro que te asaltan las dudas. ¿Es seguro? ¿Duele? ¿Cuánto dura el botox? ¿Qué efectos secundarios tiene? La primera advertencia de Dray es que acudas a un médico estético profesional como él para que evalúe personalmente tu caso y responda a todas tus preguntas.

Este tratamiento estético es uno de los más demandados en las clínicas de España por su seguridad. La toxina botulínica ayuda a eliminar las arrugas temporalmente puesto que, una vez inyectada, disimula las arrugas pero no las paraliza. Es decir, este tratamiento debe administrarlo un buen profesional y la tendencia actual es la naturalidad. “La expresión queda rejuvenecida y se puede gesticular sin estridencias”.

 

¿Cuándo utilizar la toxina botulínica?

Empezó a utilizarse en la década de los 80 como medicamento para corregir las contracciones musculares de la cara, estrabismo, enfermedades neurológicas y otros trastornos. Casualmente, se descubrió su poder como tratamiento antiarrugas. Pero no fue hasta años más tarde cuando el procedimiento adquirió el nombre de botox gracias a la farmacéutica Allergan. Treinta años después, apenas tiene efectos adversos y resulta mínimamente invasivo.

Cualquier persona puede someterse a esta técnica, especialmente “aquellas que ya presentan líneas de expresión muy marcadas o como tratamiento preventivo”, apunta el doctor Dray. No hay un límite de edad para comenzar a usar la toxina botulínica, aunque lo habitual es que la paciente no sea menor de 30 años y siempre administrados por un médico especialista, puesto que son productos con prescripción médica, a diferencia de otros tratamientos cosméticos.

 

¿Cuánto dura el botox?

Otra de las grandes cuestiones a las que responde el Dr. Dray: “Sus efectos son temporales, no permanentes. Habitualmente basta una sola sesión de 20 minutos”. ¿Cuándo se notan los efectos del botox? “Los resultados se perciben a partir del tercer o cuarto día aproximadamente y duran entre tres y cuatro meses, dependiendo del paciente”. A medida que se repite el tratamiento, “los efectos del botox son más duraderos, puesto los músculos se van reeducando”.

 

¿Duele?

La técnica requiere la infiltración en muy pequeña cantidad de toxina botulínica mediante una aguja muy fina en el músculo de la zona a tratar, que produce su relajación e inhibe el movimiento. Esto explica que su aplicación en estética sea el tratamiento de las líneas de expresión, es decir, en el entrecejo, la frente, las comisuras de los labios o el contorno de los ojos. “Es un procedimiento prácticamente indoloro, que no requiere anestesia. El botox no tiene efectos secundarios, salvo algún pequeño hematoma en algunos casos”, aclara el doctor Dray.

 

Ventajas

Una vez claro que la infiltración del botox es una técnica segura y que apenas tiene contraindicaciones, el doctor Dray afirma que es indolora y evita la cirugía pudiéndose aplicar en cualquier época del año con efectos inmediatos desde la primera sesión, es decir, sus efectos son rápidos.

Actualmente, además de contra las arrugas, la toxina botulínica se utiliza como tratamiento de la hiperhidrosis, es decir, en personas con una sudoración excesiva en axilas, manos y pies. El botox logra disminuir la actividad de las glándulas sudoríparas. También en asimetrías provocadas por parálisis facial.

 

Botox natural

El botox supuso tal revolución en el mundo de la medicina estética que algunas celebrities abusaron del tratamiento con un resultado artificial. Cuando la toxina botulínica se administra correctamente por un profesional, los tratamientos inyectables ofrecen un aspecto natural. Es importante que el doctor sea especialista en Medicina Estética y cuente con años de experiencia manejando la técnica de infiltración del botox. De lo contrario, podemos encontrarnos con problemas como la caída del párpado o una expresión distinta a la habitual.

Resulta conveniente, además, tener una conversación sobre las expectativas y recurrir al menos es más: la filosofía por la que siempre se puede rectificar e ir de menos a más. En cualquier caso, la toxina botulínica, como los rellenos dérmicos no permanentes compuestos de ácido hialurónico, se descomponen en el cuerpo con el tiempo, pasados unos cuatro meses. Nuestro médico podrá guiarnos durante el tratamiento, manteniéndonos informados en todo momento del proceso.