facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

¿Qué ácidos se utilizan en cosmética? ¿Sabes para qué sirven?

ACIDOS

Aunque los ácidos se emplean desde hace muchos años en la mayoría de las fórmulas magistrales de los dermatólogos, estos activos cosmecéuticos están cada vez están más presentes en nuestros productos de belleza habituales. ¿Pero sabes cuáles son los que más se utilizan y para qué? En este post te detallamos las propiedades de los más conocidos.

 

 

 

 

HIALURÓNICO: hidrata y rellena. Es el rey de los ácidos en el mundo de la cosmética y la medicina estética por su gran capacidad para retener agua y porque sustenta las fibras de colágeno y elastina. Lo encontramos de forma natural en el propio organismo, pero con los años el cuerpo va perdiendo capacidad para generarlo, lo que se traduce en pérdida de volumen y elasticidad, deshidratación y flacidez.

RETINOICO: rejuvenece. Es un derivado de la vitamina A, la forma ácida del retinol. Posee una doble acción: en la dermis, repara el colágeno, disminuyendo así las arrugas, y en la epidermis, la engrosa y facilita la distribución regular de la melanina, lo que evita la aparición de manchas y unifica el tono. Es muy eficaz contra el acné, el fotoenvejecimiento y la psoriasis, pero puede producir irritación en pieles sensibles.

GLICÓLICO: exfolia. Pertenece  a la familia de los Alfahidróxidos (AHA) y es de origen vegetal. En bajas concentraciones, es un suave exfoliante, pero en mayores cantidades se emplea para combatir marcas de acné, manchas, arrugas. Debe evitarse en pieles sensibles y utilizarse por breves periodos de tiempo,  siempre con protector social porque es fotosensibilizante.

ASCÓRBICO: rellena, repara y renueva. Es más conocido como vitamina C, presente en frutas y verduras, y un gran antioxidante, que estimula la formación y reparación del colágeno y protege frente a agresiones externas. Aporta luminosidad y combate los signos de fatiga.

KÓJICO: combate las manchas. Proviene de una seta japonesa y tiene propiedades blanqueantes y despigmentantes. Se indica especialmente para pieles con manchas producidas por la exposición solar o desarreglos hormonales.

LINOLEICO: repara. Presente sobre todo en las pepitas de uva, la soja y las aceitunas, se indica como tratamiento para pieles secas o muy secas, y sobre todo antes y después del verano, para controlar el proceso de hidratación.

Además de estos, que son los más utilizados en la cosmética habitual, existen otros muchos que se emplean en fórmulas específicas para combatir determinadas imperfecciones o afecciones cutáneas, como el salícilico (un queratolítico para limpiar en profundidad pieles acnéicas, seborreicas o psoriásicas), azelaico (antibacteriano y antiacnéico) o el glicirrético, que es antiinflamatorio y combate las rojeces.


Testimonios