facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

Ojo con el colesterol

cinta_metrica_gluteo

Hasta un 10% puede aumentar el colesterol durante las fiestas. Lo dice la Fundación Española del Corazón, y es una cifra más que alarmante. Cordero, salsas, turrones, roscón… es un cóctel explosivo para cualquiera, y sobre todo, para quienes además, no practican ejercicio físico. Según la Guía Europea sobre Prevención de la Enfermedad Cardiovascular es aconsejable que el colesterol total no supere los 190 mg/dl y el colesterol LDL conocido como malo esté por debajo de 115 mg/dl, si queremos reducir el riesgo de padecer una enfermedad de este tipo. Tanto durante los momentos de excesos gastronómicos como después, cuando afloran los remordimientos y deseamos hacer borrón y cuenta nueva, hay que seguir unas pautas muy sencillas que aconseja la Fundación: Realizar actividad física de manera regular (por ejemplo, caminar 30 o 40 minutos al día), hidratarse correctamente (alrededor de un litro y medio de agua) y descansar bien. Además, hay que evitar el consumo de alcohol.

Pero si tenemos en cuenta el factor estético, y que la operación bikini está a la vuelta de la esquina, habrá que empezar ya y ponerse manos a la obra con la puesta a punto. Lo que no es aconsejable, ni por asomo, es tratar de perder lo que sobra en dos días y someterse a dietas milagro, que lo único que van a conseguir es el temido efecto yo-yo (es decir, perder, ganar, y así sucesivamente) y un desequilibrio en el metabolismo. Por el contrario, es un buen momento para volver a las buenas costumbres, y si hace falta, acompañarlo de una dieta recomendada por un profesional, a medida, y de los tratamientos médico-estéticos oportunos: en la Clínica Dray personalizamos cada uno de ellos, en función del problema: exceso de grasa localizada, celulitis, flacidez o retención de líquidos. ¿Nuestro consejo? Empezar ya, despacito, pero con constancia y perseverancia…¡Veréis cómo llegan los resultados antes de lo esperado!


Testimonios