facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

NO A LAS “ALAS DE MURCIÉLAGO: CÓMO CORREGIRLAS”

estética alas de murciélago

Estamos ya en verano y, vayamos o no a la playa, aunque solo sea para poder soportar el calor, no nos queda más remedio que lucir, si no tirantes, al menos mangas cortas. Y claro, a partir de cierta edad, y sobre todo a las mujeres, nos toca enfrentarnos a una desagradable realidad: la flacidez de los brazos. La pérdida progresiva de elastina y colágeno, el escaso uso del músculo extensor de los brazos, las alteraciones hormonales, la exposición al sol y otros muchos factores hacen que los brazos pierdan su tonicidad hasta derivar en las temidas “alas de murciélago”.

¿Tiene remedio este problema estético? Pues para algunos casos, cuando la flacidez aún no es excesiva, aún es posible tonificar nuestros brazos y rejuvenecer considerablemente su aspecto sin pasar por el quirófano. Para ello existen determinados tratamientos que varían según el estado de la piel y la tensión que se desee conseguir. Lo recomendable es combinar varias técnicas médico estéticas y complementarlas con cierto ejercicio físico y una alimentación apropiada.

  • Las ondas electromagnéticas provocan un efecto térmico que estimula la producción de nuevo colágeno y elastina. Primero se da volumen al músculo (un proceso que dura aproximadamente media hora) y seguidamente, con otro cabezal más pequeño, se estira la piel
  • Infiltraciones de silicio, que también regeneran el colágeno y la elastina. Mediante microinyecciones, que son indoloras, se va pinchando por todo el bíceps y el tríceps.
  • Cuando se trata de una piel muy seca, se utiliza ácido hialurónico, que al mismo tiempo hidrata y regenera. Y para tensar mucho más la piel, se recurre a la policaprolactona, o la hidroxiapatita de calcio.

Con la combinación de estos tratamientos médico estéticos, la apariencia de nuestros brazos puede mejorar notablemente, aunque también es importante poner algo de nuestra parte. Por un lado, practicar ejercicio, especialmente natación y pesas (eso último con moderación) y llevar una dieta saludable. Están especialmente recomendados los alimentos ricos en silicio, como las espinacas, las judías verdes, la patata, la avena, la remolacha, el trigo… Y ya que estamos en verano, para acompañar, una refrescante bebida: la cerveza, especialmente rica en este mineral.


Testimonios