facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

Medicina Biológica y Natural para regular tu organismo. ¡Siéntete Bien!

medicina biologica y natural

Hinchazón, fatiga, insomnio, estrés, cuestiones hormonales…¿cuál es tu problema? El desequilibrio a nivel celular nos afecta de diferente forma, y condiciona cómo nos encontramos en general.

La clave está en restaurarlo gracias a la Medicina Biológica y Natural , la Nutrición Celular Activa.

Carmen Sánchez, especialista en Medicina Ortomolecular, está al frente de la nueva unidad en la Clínica Dray.

 

 

 

¿Qué es la Medicina Biológica?

También la podemos  llamar Medicina Ortomolecular, Biología Nutricional o Nutrición Celular Activa (NCA), y es aquella que se interesa por las células para que el organismo funcione a nivel integral.

Como explica Carmen Sánchez, farmacéutica y especialista en Medicina Biológica, “nuestras células se desequilibran si se contaminan por culpa de deshechos metabólicos, toxinas, metales pesados o si nos faltan los nutrientes adecuados (vitaminas, ácidos grasos, antioxidantes, aminoácidos). Es decir, que los desequilibrios celulares se pueden relacionar con el entorno, nuestro modo de vida, con errores en la dieta o con una mala asimilación de los nutrientes. Se trata de restaurar el estado de equilibrio natural del organismo” revela.

 

¿Cuáles son los pasos?

1. Estudio del perfil bio-nutricional, enzimático y anamnesis. 

Permite hacer un balance personalizado de cada  necesidad y desequilibrio, visualizar las carencias y los excesos. “Evalúo la posible sobrecarga de tóxicos, sus carencias, nivel de defensas y reservas energéticas”, explica la experta.

El estudio sirve también para observar trastornos como problemas en la piel, fatiga nerviosa, debilidad ósea o articular, sobrepeso, varices, trastornos intestinales o alergias.

 

2. Plan de acción: 

a) Limpieza. “La limpieza interna es fundamental para el equilibrio del organismo, a veces hay que eliminar metales pesados, tratar un hígado graso, los riñones o el intestino”. Una vez obtenido el resultado, se realiza un plan nutricional y de nutricosmética totalmente custome-made.

“En ocasiones los comprimidos se confeccionan a medida, y siempre son de origen natural en base al concepto de Biología Ortomolecular, los aceites son de primera prensa en frío, las materias primas, de biodisponibilidad máxima y las moléculas que introduzco deben ser iguales o de naturaleza  semejantes en origen a las de nuestras células”, explica Carmen Sánchez.

Es importante aquí la micoterapia: el uso curativo de los hongos, algunos procedentes de la medicina japonesa y china, por su capacidad para tratar diferentes patologías.

 

b) Reequilibrio. Al plan nutricosmético hecho a medida debe acompañarle otro dietético igualmente personalizado. “No pongo una dieta concreta, sino que enseño a cocinar y a comer: qué aceites utilizar, qué forma de elaborar los platos, etc.”

 

c) Reestructuración. “Es imposible obtener diferentes resultados haciendo siempre lo mismo, y no podemos estar mejor si no cambiamos lo que hacemos mal. Es necesario mentalizarse y cambiar algunos hábitos para lograr esa salud integral”.

 

¿Qué conseguimos con la Medicina Biológica? 

Gracias a la Medicina Celular o Biológica el organismo se reequilibra, y problemas como el estrés, el insomnio, las malas digestiones, la fatiga, la intolerancia alimentaria, el estreñimiento o la hinchazón desaparecen., disminuyen los problemas articulares, la osteoporosis, la mala circulación, la retención de líquidos o la celulitis, y se incrementa el rendimiento físico y mental

A nivel externo, la piel mejora progresivamente: hay una estimulación del colágeno y la elastina, mayor hidratación y luminosidad, los tejidos se tonifican, desaparecen las dermatitis y las uñas se fortalecen.

Si estamos bien por dentro, estamos bien por fuera.

 

¿Cuántas sesiones son necesarias?

Tras la 1ª, una 2ª pasado un mes, y 3 más cada 2 meses.

Después llega el mantenimiento, cada 4-6 meses. El cambio es gradual, y se percibe casi al 100% transcurridos 6 meses