facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

Los skinny jeans producen problemas circulatorios

Los skinny jeans producen problemas circulatorios

Los vaqueros ajustados son tendencia. Los compramos si nos favorecen, pero siendo sinceros, ¿cuántos de nosotros los adquieren en función de si resultan más o menos saludables? ¿Acaso pensamos en si nuestro sistema cardiovascular lo agradecerá? ¿En si el sistema nervioso lo acusará? Pues deberíamos. Así lo asegura la revista Journal of Neurology Neurosurgery&Psychiatry, que cuenta el caso reciente (seguro que os es familiar) de una mujer joven, de 35 años, que acabó en el hospital por abusar de los skinny jeans. El caso es el siguiente: El día anterior había pasado varias horas en cuclillas mientras hacía una mudanza, ¿y qué se puso para la ocasión? Unos incómodos vaqueros apretados. En realidad, lo que ocurrió es que terminado el trabajo, mientras caminaba normalmente, sus piernas no le respondieron y cayó al suelo sin poder levantarse durante horas. Más tarde en el hospital descubrieron que tenía varios edemas en las piernas, y al tratar de quitarle los pantalones, tuvieron que recurrir a las tijeras, ¡eran una segunda piel literalmente! El pronóstico médico de los neurólogos expertos explica el problema de fondo: al parecer, esta situación puede dañar el nervio peroneo y ocasionar un problema neurológico; por si fuera poco, al estar en cuclillas, se ocasionó una necrosis muscular. no es la primera vez que una sociedad médica advierte del riesgo de usar ropa demasiado comprimida. Ya hace tiempo que la Fundación Española del Corazón advirtió del problema cardiovascular que puede suponer sucumbir a la tiranía de la moda en este caso, pues la sangre se queda estancada, lo que facilitaría la aparición de una trombosis. Y aún hay más: las prendas “segunda piel” pueden acabar con la aparición de varices, celulitis y retención de líquidos. Así que, antes de comprar unos pantalones que no puedas ponerte a la primera sin esfuerzo, piénsatelo. Tu salud está en juego.


Testimonios