facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

¿Lo light es light?

¿Lo light es light?

Reconócelo: El día que tomas todo en versión light, sientes que has hecho los deberes para guardar la línea. Si indica que algo es “bajo en grasa”, ni se te ocurre fijarte en si te pasas con la cantidad y te relajas con alegría. ¿Estás seguro de que no hay trampa detrás de esas etiquetas que asociamos a cuerpos esbeltos y productos inofensivos? Es decir, ¿Lo ligth es light realmente?

Expertos en nutrición de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, el Instituto Culinario de Estados Unidos y la publicación médica WebMD aclaran algunos conceptos para que no nos llamemos a engaños.

1. Bajo en grasa no quiere decir saludable

La comida que se vende como baja en grasa o libre de esa sustancia, suele tener en su composición mayores cantidades de sal, azúcar y almidón. Es así porque, cuando la grasa del producto se reduce, también se pierde parte del sabor. Por esta razón, y para compensar, se añaden otras sustancias como sal y azúcar. Es por eso que una menor cantidad de grasa no implica que el producto sea más saludable.

2. Una dieta con alimentos bajos en grasa no es más efectiva.

Estudios clínicos han demostrado que seguir un régimen alimenticio con estas características no facilita deshacerse de esos kilos de más. De hecho, algunas de esas investigaciones revelan que quienes realizan una dieta incluyendo una cantidad de grasa moderada o incluso elevada pierden tanto peso como quienes recurren a dietas bajas en grasa. Además, este tipo de dietas pueden aumentar los triglicéridos y disminuir el colesterol bueno.

3. Lo que cuenta en lo que respecta al aumento de peso son las calorías, no el grupo al que pertenecen los alimentos.

Así que no importa si se toman productos bajos en grasa, pueden incrementar tu peso tanto como los carbohidratos o las proteínas si se excede el número de calorías recomendadas. Por ejemplo, las bebidas azucaradas no tienen nada de grasa y, sin embargo, engordan.

4. Como es bajo en grasa, ¡puedo comer todo lo que quiera!

No. La cantidad es fundamental. Es mejor tomarse un helado normal, que tres bajos en grasa, porque tiene menos calorías.

5. Decídete por la “grasa buena”.

Las que pueden consumirse sin problema son las no saturadas, que contribuyen a disminuir el colesterol malo en la sangre y a incrementar el bueno. A este grupo pertenecen alimentos como el atún, las sardinas, el salmón, los frutos secos y el aguacate.


Testimonios