facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

Las etiquetas de los filtros solares no se entienden

Las etiquetas de los filtros solares no se entienden

Las etiquetas de los filtros solares no se entienden. Así lo afirma un estudio reciente realizado en Estados Unidos y publicado en el Healthy Day. FPS, UV, UVA, UVB…menudo galimatías supone para muchos consumidores de a pie, que tienen clara la importancia de protegerse del sol, pero no alcanzan a descifrar estas siglas ni reconocen qué protege exactamente de qué. En 2011, la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos) dijo que las etiquetas de los filtros solares tienen que hacer incapié en la protección contra la radiación ultravioleta del tipo A y B, es decir, ser de amplio espectro, y desvelar los efectos de cada una sobre la piel: los UVA están relacionados con el envejecimiento cutáneo, y los UVB  con las quemaduras. Pero ambos tipos pueden producir cáncer de piel, así que el protector solar debe cuidarnos de los dos. Sin embargo, en el estudio, dirigido por el Dr. Roopal Kundu, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Northwestern, Chicago, el 75%  de los encuestados dijeron que usaban el filtro solar para prevenir las quemaduras, y dos tercios, para prevenir el cáncer de piel. Pero menos del 40% conocían cómo protege del cáncer, de las quemaduras o del envejecimiento, y también se despistaban con el significado de SPF: por ejemplo, si tardamos 10 minutos en quemarnos sin protección y aplicamos un factor 50, podremos estar bajo el sol 500 minutos hasta acabar con quemaduras, si nos ponemos crema con ese SPF. Una de las creencias más graves es la de que solo hay que usar filtro solar en la playa, según dermatólogos del Hospital Lenox Hill de Nueva York. La realidad es que toda exposición acaba siendo mala para la piel, y además se acumula con el tiempo, lo que a la larga puede acarrear envejecimiento cutáneo, manchas, y lo que es peor, cáncer. Así que es fundamental elegir un fotoprotector de amplio espectro, que actúe contra toda la radiación, pero también tenemos que tomar el sol moderadamente y utilizar sombrillas, sombreros, kaftanes, o pareos.


Testimonios