facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

Las arrugas y las ojeras se previenen

post las ojeras y las arrugas Dray

Esta semana se ha celebrado en Málaga el 31º Congreso de la Sociedad Española de Medicina Estética, y en él se ha hablado de la medicina preventiva para evitar arrugas y ojeras, entre otros temas. Una de las conclusiones más importantes es que conociendo la cronología del envejecimiento de padres o hermanos, podemos prevenir las arrugas importantes, y comenzar a tratarlas con materiales como el ácido hialurónico.

A partir de los 30 años, las mujeres empiezan a preocuparse por la aparición de las ojeras y de las primeras patas de gallo, o aquellas en la frente y el entrecejo; cuando se superan los 40, se empieza a notar la pérdida de volumen facial, aparecen los surcos, y en mujeres fumadoras, se forman surcos en el labio superior, lo que llamamos el “código de barras”. Así que tomando como referencia el rostro de nuestros familiares (madre y padre, sobre todo), podemos conocer cuáles serán las primeras debilidades del paso del tiempo.

Las ojeras, por ejemplo, suelen tener una importante carga genética y existen procedimientos sencillos para tratarlas, como la inyección de hialurónico, que además consigue que se nivele la discontinuidad que crea el hundimiento de los pómulos y las bolsas. Y para las arrugas que ya han aparecido, existen diferentes métodos, desde el ácido hialurónico para proyectar y elevar, suavizándolas, al utilizado para regenerar a nivel profundo.

En cualquier caso, en el ranking de los tratamientos faciales no agresivos más utilizados, según el Congreso de la SEME, el otro gran triunfador es la toxina botulínica. Hay más mujeres que piden el ácido hialurónico para recuperar volumen, mientras que los hombres se decantan por el segundo para suavizar el entrecejo y las patas de gallo.


Testimonios