facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

LA GRASA VISCERAL, LA MÁS PELIGROSA

post dray grasa visceral

La grasa que acumulamos en nuestro organismo no es igual en todas partes. Ni para nuestra salud, ni a la hora de ser eliminada. Por un lado está la de tipo superficial, que es la que los hombres acumulan en el abdomen y las mujeres en muslos, caderas, cintura o rodillas, y que se sitúa debajo de la epidermis. También se llama grasa subcutánea, y por suerte, responde bien a tratamientos de medicina estética bien escogidos, como la criolipólisis FastShape, porque esta técnica actúa congelando esta grasa de manera selectiva, sin ningún tipo de traumatismo, y consiguiendo que el organismo la disuelva después de manera natural.

Sin embargo, la grasa visceral o tóxica se sitúa a un nivel profundo, y puede afectar a los órganos vitales porque los llega a envolver, así que es bastante peligrosa. En los hombres se sitúa también bajo el abdomen y flancos laterales, y es evidente (la clásica “barriga cervecera), y entre las mujeres depende de una cuestión hormonal: cuando llega la menopausia y disminuyen los estrógenos, la grasa visceral se coloca bajo el vientre, muslos, flancos, brazos…

Este tipo representa un 20% de la grasa corporal masculina, y un 6% de la femenina. ¿Y qué podemos hacer para combatirla? Aunque es infinitamente más difícil de eliminar que la superficial, hay una fórmula que sí puede reducirla o incluso, eliminarla. Lo primero es seguir una buena dieta, adaptada a nuestro organismo y estilo de vida, y para ello hay que consultar un buen nutricionista. Lo segundo, realizar ejercicio físico todos los días: un buen ejemplo sería la combinación de caminar, Pilates o Yoga, con otro ejercicio aeróbico más intenso: correr, clases aeróbicas, baile, etc.

Por último, necesitaremos escoger un protocolo médico que acabe con la grasa sin invadir tejidos circundantes, como la criolipólisis FastShape. Y por supuesto, eliminar el estrés y la ansiedad, que nos hace comer de más y sin control: intenta dormir bien, desconectar del trabajo cuando estás fuera y tener todos los días un ratito para ti.


Testimonios