facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

GUAPA ANTES DE SER MAMÁ (Y DESPUÉS)

GUAPA ANTES DE SER MAMÁ

Siempre se ha dicho que una mujer embarazada está más guapa. Y seguramente es cierto, porque irradia una luz especial, la piel está naturalmente más luminosa y el pelo más brillante. Es una cuestión biológica, a la que sumamos la ilusión habitual de gestar un bebé. Pero estéticamente, también hay “contratiempos”, que por suerte, son pasajeros y podemos combatir.

Durante los nueve meses previos al nacimiento, es cierto, hay activos y tratamientos que no podemos realizar. A nivel cosmético debemos huir de los retinoides, los peeling con alfahidroxiácidos, los anticelulíticos o drenantes. En cabina, es momento de entregarse a la presoterapia, los masajes para aligerar la retención de líquidos y mejorar la circulación, y aquellos pensados para eliminar contracturas musculares o mejorar una ciática, propia de esta época en muchas ocasiones.

En cambio sí podemos ¡y debemos! proteger la piel del sol, y de una manera especial, porque el embarazo propicia las manchas, y mucho. Así que no conviene salir de casa sin un spf 50, y abusar de sombreros, gafas de sol, pañuelos, etc. Conviene hidratar especialmente la piel del rostro y el cuerpo, en este caso, además, para prevenir las estrías: cuidado con los productos específicos que hay en el mercado, porque no todos pueden utilizarse. Decántate por los más naturales, como el aceite de almendras o las cremas nutritivas untuosas, aplicándolo a diario, mañana y noche.

Una vez que se ha dado a luz, los cuidados serán muy similares si se amamanta al bebé. En caso de no hacerlo, o cuando se abandone la lactancia, será el momento ideal para recuperar rostro y cuerpo: Resultan perfectas algunas sesiones de mesoterapia facial revitalizante, porque la falta de sueño y el estrés de los primeros meses seguramente habrán apagado el tono, los tratamientos fortalecedores del cabello, ya que en los meses posteriores existe una caída totalmente natural (aunque reversible) del pelo, los peeling faciales para difuminar las pigmentaciones, y en el cuerpo, los tratamientos reductores y reafirmantes más adecuados para cada mujer, así como los que tratan las estrías, que cuanto más recientes son, mejor responden. En la Clínica Dray contamos con los más revolucionarios, efectivos y seguros.


Testimonios