facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

Exposoma: estos son los factores que hacen envejecer nuestra piel

estres

Si viésemos un tráiler de nuestra vida, y de algunos momentos en concreto, podríamos llegar a intuir qué enfermedades vamos a desarrollar en el futuro. Con esta ilustrativa metáfora, Chistopher P. Wild, epidemiológo molecular y director de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, explica un término de reciente introducción, el exposoma, que se refiere a la suma total de los múltiples factores a los que nos exponemos cada persona desde que nacemos: sustancias químicas, radiación, calor/frío, ruido, alimentos, estrés y otros agentes ambientales y a nuestros comportamientos y hábitos.

El Grupo Español de Dermatología Estética y Terapúetica de la Academia Española de Dermatología y Veneorología (AEDV) se ha reunido por vigésimo noveno año para ofrecer los avances en este campo y ha identificado los factores de exposoma externos y modificables que pueden afectar al el envejecimiento de la piel:

  1. La radiación solar. Está demostrado que las personas que no utilizan fotoprotección diaria envejecen un 24% más que aquellas que sí lo utilizan.
  2. La contaminación ambiental. Cuanto mayor es la exposición a altos niveles de ozono y dióxido de nitrógeno, mayor es la probabilidad de que aparezcan manchas en la piel o arrugas prematuras.
  3. El tabaco. Fumar afecta al brillo y la tonalidad de la piel. Pero además, afecta a la formación de fibroblastos (que sintetizan el colágeno) y favorece el estrés oxidativo.
  4. La dieta. Parece que la mayor evidencia científica está en cómo afecta nuestra alimentación a la piel. Una dieta rica en antioxidantes y evitar un consumo excesivo de alcohol puede retrasar el envejecimiento. Se ha comprobado que una ingesta rica de verduras, aceite de oliva y legumbres parece proteger contra el daño actínico cutáneo, en cambio, una dieta rica en carne, productos lácteos y mantequilla parece ser perjudicial. También se ha demostrado que consumir mucho azúcar está asociado con la aparición de más arrugas.
  5. El estrés. Aunque se sabe que afecta a la piel, no existe una evidencia claramente demostrada. Sí es cierto que el estrés crónico puede dar lugar a una disfunción del sistema inmune, acelerar el estrés oxidativo y dañar el ADN, factores vinculados con el envejecimiento cutáneo. Algunos estudios defienden que el estrés induce un declive en la permeabilidad epidérmica y un deterioro de la función barrera y de su recuperación.
  6. La falta de sueño. Según algunas investigaciones, dormir menos de cinco horas por noche se vincula con más signos de envejecimiento y una reducción de la función barrera de la epidermis.
  7. La temperatura. Aunque no existen evidencias del efecto del frío sobre el envejecimiento de la piel, sí se conoce que la exposición al calor potencia la inflamación de las células y causa daño oxidativo en el ADN.

 

La buena noticia es que algunos cosméticos pueden servir de barrera frente a algunas agresiones externas. Pero por el momento todo apunta a que la clave para mantener la piel joven está en dormir lo necesario y mantener una dieta equilibrada.


Testimonios