facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

Retrasar el envejecimiento gracias al Gen Matusalén

envejecimiento

Sí, existe, pero solo una de cada 10.000 personas lo poseen. El ‘Gen Matusalén’ tiene la capacidad de generar protección contra el envejecimiento, contra los efectos negativos del tabaco e incluso de abusar de alimentos procesados. De la misma forma, las personas que lo poseen son menos susceptibles de contraer enfermedades vinculadas a la edad como la diabetes o dolencias cardíacas.

 

 

 

 

En definitiva, un gen que aporta longevidad y juventud. Un estudio realizado por la Universidad de Harvard, a 20 mujeres en diferentes etapas de su vida (desde los 20 años hasta los 70), dio con el resultado. Aquellas que poseían una apariencia más jovial tenían algo en común: el Gen Matusalén. Pero ya en 2002, otro estudio realizado en Islandia por una empresa de biotecnología, estudiaron las muertes y nacimientos del país, y analizó la sangre de los habitantes, con el objetivo de encontrar factores que permitan vivir a personas más de 90 años. Todas estas, eran poseedoras del Gen Matusalén. Pero esto no asegura la inmortalidad sino que retrasa el envejecimiento. Los estudios aseguran que personas que han pasado su vida fumando, no han hecho deporte o que han llevado una dieta poco saludable, han llegado a ser personas centenarias y, sin ninguna dolencia cardiovascular grave, ni hipertensión o cáncer. Los genes pueden retrasar la aparición de estas patologías hasta tres décadas. Así que, por eso, y no por otra cosa estas personas permanecen sanas hasta los 100.

Pero no solo a enfermedades nos referimos cuando hablamos del Gen Matusalén, sino que en las personas portadoras, es apreciable que el paso de los años no llega a su piel. Ésta envejece mucho más lento que en el resto de personas. Desde luego, ¡qué afortunados son aquellos que puedan presumir de tener este gen!

Si no estamos entre los afortunados que poseen el Gen Matusalén, y queremos que nuestro rostro no presente ningún estrago del paso de los años, lo mejor es llevar un estilo de vida saludable y consultar a nuestro médico estético sobre los tratamientos más indicados en cada caso.