facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

ERRORES HABITUALES CON LA COSMÉTICA

post dray errores cosméticos

Utilizar cosmética de calidad no es lo único que debes hacer por tu piel en el día a día. Más allá de acudir a un buen centro de medicina estética, donde un profesional te asesore sobre qué métodos de rejuvenecimiento son más adecuados, existe un cuidado habitual que tiene sus normal. Te contamos los errores más comunes que no debes cometer.

No utilizar protección solar todo el año. Estar morena no es estar más guapa, y por supuesto, en ningún caso significa salud: definitivamente el bronceado excesivo nos hace parecer más mayores. Hay que usar una protección solar a diario todo el año, incluso cuando está nublado y solo vayamos a salir a la calle unos  minutos. Por suerte, muchas cremas incorporan spf, pero sino, hay que proteger después con un producto específico.

Utilizar una crema que no es adecuada. Es un error recurrir a la que nos recomiendan en la televisión o nuestros amigos o familiares sin fijarnos en la textura de nuestra piel, porque eso puede producir exceso de grasa o acné. En temas estéticos, lo que es bueno para una persona, no tiene porqué serlo para otra. Por ejemplo, la hidroquinona puede ser buena para tratar unos tipos de mancha, como el melasma, pero no para otras de tipo hormonal en lugares complicados, como encima del labio superior.

Dejarse aconsejar por el marketing cuando hay un problema de piel. ¿Cuántas veces hemos escuchado que para el acné es buenísima tal o cual crema, o remedios de la abuela como ponerse un poco de pasta de dientes en el comezón? Solamente un especialista en piel puede aconsejarte previo diagnóstico, tal y como recomienda el Dr. Simon Dray, de la Clínica Dray.

No tratar el envejecimiento hasta que se ha instalado. De las arrugas o la flacidez no hay que ocuparse cuando ya han llegado, sino cuando “apuntan maneras”, es decir, cuando notamos que van a hacer su aparición. El lema es prevenir, no curar, y esto es válido tanto para la utilización de cosméticos como para la medicina estética: la mejor edad para comenzar a utilizar métodos anti-aging es aquella en la que notamos que los síntomas van a irrumpir, no cuando ya están instalados. Así los resultados serán mucho más satisfactorios.

 


Testimonios