facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

Diciembre, época de tratamientos faciales

cabecera

Las fiestas navideñas están a la vuelta de la esquina y todas y todos queremos estar radiantes. Y es que diciembre es el mes de los tratamientos faciales, porque una buena piel y un rostro descansado es la mejor carta de presentación en estas fechas. Así lo afirma un reciente estudio de la Sociedad Española de Medicina Estética: el 80% de los tratamientos en este mes buscan el rejuvenecimiento facial.

Sin embargo, durante el primer trimestre del año, los que triunfan son los procedimientos corporales, pensando ya en la operación bikini. Según esta sociedad de medicina estética, los tratamientos más indicados para estos días festivos son el plasma rico en plaquetas a partir de nuestra propia sangre y la mesoterapia facial, porque son técnicas muy eficaces y naturales para la regeneración de los tejidos; la hidroxiapatita cálcica para estimular los fibroblastos y aumentar la producción de colágeno, si buscamos rellenar arrugas y tratar la flacidez; el ácido hialurónico para recuperar volumen de forma natural en arrugas profundas, como las de alrededor de la boca; la toxina botulínica, para combatir las líneas de expresión como sabemos; y por último los hilos tensores, que tratan la flacidez de cara y cuello.

Pero sobre todo, lo importante es consultar con un buen profesional, alguien de confianza, que nos guíe bajo la premisa de resultados naturales y armónicos, que en vez de hacernos pensar que hemos pasado por un retoque, simplemente revelen que tenemos mejor aspecto. La consabida “buena cara” a la que todos aspiramos, sobre todo en Navidad, cuando más queremos estar bien. Cenas, comidas y fiestas obligan, por un lado, y por otro, el estrés de las compras de última hora, los excesos gastronómicos y la falta de sueño hacen que nuestra piel pida un extra. ¡Démosle el capricho!


Testimonios