facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

DESENGÁNCHATE: ABUSAR DEL MÓVIL TAMBIÉN AFECTA A TU BELLEZA

Sin título-2

Mucho se ha hablado de nuestra creciente dependencia de los teléfonos móviles y de los efectos perniciosos de esa relación adictiva sobre nuestro bienestar y nuestra relación con el entorno. Especialistas de todo tipo (médicos, psicólogos, sociólogos, coaches) recomiendan que hagamos un uso moderado de esta herramienta que ya prácticamente usamos para todo y que no desconectamos ni siquiera para dormir. Pero: ¿te habías planteado que pasarse el día colgado del teléfono también afecta a nuestra belleza y a la salud de nuestra piel?

 

Para empezar, cuando pasamos mucho tiempo al teléfono mantenemos la cabeza flexionada, lo que contribuye a que se marquen las arrugas del cuello y multiplica las posibilidades de que aparezca la antiestética papada. Además, mantener la mirada fija en la pantalla nos hace de manera refleja fruncir el ceño y contraer el contorno de los ojos, lo que a medio plazo puede favorecer la aparición de patas de gallo y arrugas del entrecejo.

La piel es la más afectada, hasta el punto de que los dermatólogos ya hablan de la “dermatitis del teléfono”, que se produce cuando una persona (especialmente las que tienen piel sensible) pasa largos con el aparato apoyado contra la cara. Esto se debe, por una parte, a que los metales que contienen la mayoría de los móviles (níquel y cromo) son irritantes y pueden producir alergias, y por otra, a que emiten calor, con un doble efecto: se dilatan los capilares (hasta el punto de que puede llegar a producirse cuperosis) y la piel pierde tersura al degradarse las fibras de colágeno y elastina.

Por si esto fuera poco, hay que tener en cuenta que el móvil acumula infinidad de bacterias que pueden provocar todo tipo de reacciones cutáneas, por lo que es recomendable limpiar la pantalla con frecuencia. En cualquier caso, el mejor consejo es desengancharse y no usarlo más que lo imprescindible.

Ahora que llega la Semana Santa ¿no te parece un buen momento para enfrentarte a una desintoxicación digital? Apaga el teléfono, olvídate de él y céntrate en disfrutar de lo que estés haciendo. Tu mente y tu cuerpo te lo agradecerán.


Testimonios