facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

Cuidados para una piel estresada: tratamientos SOS

cuidados para piel estresada

El 80% de las personas que viven en ciudad padecen estrés, y si eres una de ellas, seguro que te son familiares las prisas, los nervios, la agenda que echa humo y una piel estresada: sin luz, deshidratada, con granitos o rojeces… Desde las Clínicas Dray vamos a darte varios consejos sobre los mejores cuidados de la piel para “apaciguar” tu cutis y que esté sano y resplandeciente.

 

 

¿Qué le pasa a una piel estresada?

Cuando tenemos un cuadro de ansiedad y vivimos frenéticamente, lo habitual es tener una piel con estrés, y la culpa es de la histamina. Esta sustancia la libera el cuerpo cuando se encuentra al límite, y también genera más adrenalina y cortisol de los habituales, lo que produce un desequilibrio hormonal que a la vez debilita nuestro sistema inmunológico. Es entonces cuando en una piel estresada aparece acné por estrés, sensibilidad, ronchas, deshidratación, dermatitis y hasta el empeoramiento de la psoriasis, si se padece. También se reseca o aparecen granitos porque los desajustes hormonales desequilibran la producción de grasa y de cortisol. Y por último, la producción de colágeno y elastina, responsables de la elasticidad de la piel, se degradan, así que influye también en la flacidez.

 

Cuidados de la piel 

  • Limpieza: Una piel estresada necesita estar limpia. De lo contrario, empeorarían los granitos, la producción de grasa, y los activos aplicados en las cremas no penetrarían bien. Hay que utilizar limpiadores suaves, en la textura adaptada a nuestro tipo de piel, de día y de noche, seguidos de un tónico equilibrante.

 

  • Exfoliación: Una o dos veces por semana, según el cutis, la piel estresada necesita ser renovada: la exfoliación suave retira las células muertas, unifica el tono, alisa, regenera e ilumina. Es importante aplicar el producto en masaje circular y suave, evitando el contorno de los ojos y los labios.

 

  • Antioxidantes: Los compañeros top de una piel con estrés serán los antioxidantes, sobre todo la Vitamina C y E, porque combaten los radicales libres generados por la radiación ultravioleta, la contaminación y el propio estrés. Los encontrarás en sérums, sobre todo, pero también en cremas o mascarillas.

 

  • Hidratación+nutrición: Una piel estresada y con ansiedad tiene menos ácido hialurónico, porque el ADN celular se ve dañado, así que también sufre una falta de agua. A la vez, se destruye la barrera hidrolipídica, la responsable de que la piel se mantenga sana, joven y fuerte. Entre los cuidados de la piel más importantes estarán los sérums y cremas con Ácido hialurónico, ceramidas, vitamina B5 y urea, capaces de retener el agua.

 

Dieta anti-estrés

Los cuidados de la piel comienzan por una buena nutrición, y estos serán tus alimentos base:

  • Vitaminas del grupo B: tiene propiedades relajantes, y en momentos de estrés, las reservas de vitamina B caen en picado. La contienen las hojas verdes sobre todo, pero también el pollo y el pavo la ternera y el jamón serrano. El pescado azul, sobre todo la trucha y el atún contienen vitamina B6, que son perfectos para calmar los nervios. También las sardinas y los boquerones.
  • Vitamina C: Fundamental para combatir los radicales libres que genera el cortisol. Sí a las frutas rojas, las cítricas, el brócoli, etc.
  • No abuses del azúcar, la cafeína y el alcohol. Son excitantes, justo lo contrario de lo que necesitas.
  • Levadura de cerveza y cereales integrales: Pan, pasta o arroz, mejor en su versión entera: te ayudarán a proteger el estómago, y la levadura de cerveza tiene propiedades detox.

 

Deporte, tu mejor aliado

No te descubrimos nada nuevo: seguramente te has dado cuenta de que cuando ejercitas tu cuerpo, te encuentras mejor no solo físicamente, también emocionalmente, y el estrés desaparece como por arte de magia. Esto lo consigue, sobre todo, el deporte aérobico (correr, caminar, ir en bicicleta, bailar, etc), pero también el Yoga o el Pilates, que equilibran cuerpo y mente. Plantéate seguir el deporte que más te gusta como una rutina, y no seas demasiado ambicios@: tres días a la semana son suficientes para conseguir un entrenamiento. Lo importante es mantener tu propósito.

 

Tratamientos anti-estrés para la piel

  • Mesoterapia facialpara una piel estresada: La infiltración de un cóctel a base de vitaminas, minerales y oligoelementos ayuda a la piel a combatir los radicales libres de la contaminación, del propio estrés, de la radiación solar o de una mala dieta. La mesoterapia facial o bioestimulación consiste en la múltiples pinchacitos con una aguja muy fina y a un nivel de dermis superficial, no profundo; aporta muchísima luminosidad, difumina las pequeñas arruguitas y unifica el tono. Se recomiendan entre 1 y 3 sesiones.

 

  • Peeling renovador: El peeling químico de tipo superficial es una estupenda forma de ayudar a la piel “a nacer de nuevo”, porque regenera desde el interior, no “pela”, obliga a las células a trabajar, y por tanto la piel estresada rejuvenece: aparece con más luz, más hidratada, con menos marquitas o granitos y más unificada. Basta una sesión para un efecto flash, o 2 o 3 en función de cada piel.

 

  • Hidratación con Ácido Hialurónico: Cuando es de bajo peso molecular, el Ácido Hialurónico puede infiltrarse a modo de mesoterapia simplemente para hidratar y recuperar la jugosidad. Entre 1 y 3 sesiones es lo adecuado.

 

En cualquier caso, lo más importante es encontrar un buen centro, donde el equipo médico sea de confianza y tenga un buen bagaje en los tratamientos que realiza. Las Clínicas Dray ofrecen todas las garantías, y cuentan con un personal ampliamente formado y de gran experiencia.