facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

CÓMO PREPARAR LA PIEL PARA EL BUEN TIEMPO

preparar piel buen tiempo

Con la llegada de la primavera y de cara al verano, la piel necesita prepararse de manera especial. Ha pasado muchos meses recibiendo el maltrato del frío, que ocasiona irritaciones y empeora la piel sensible; y del viento y las calefacciones, que la deshidratan y la resecan. Por eso cuando llega el buen tiempo se muestra apagada, sin luz, con un tono poco uniforme y las arrugas más marcadas.

 

Además, con la primavera aparecen nuevos problemas: por un lado el sol empieza a pegar más fuerte y la piel no está preparada, y por otro lado muchas veces con la explosión floral y el calor aparecen las alergias, que la pueden irritar más.

 

Desde la Clínica Dray te proponemos varios pasos para que tu cutis esté más que preparado para la llegada del buen tiempo.

 

  1. Exfoliación y peeling: Estrena piel.

Eliminar las células muertas es el primer paso necesario para lucir una piel lisa, luminosa, difuminar las pequeñas manchas y arrugas y que en definitiva, esté jugosa. En casa podemos exfoliar una o dos veces por semana (según nuestro tipo de piel) con un producto de micropartículas poco abrasivo y siempre de manera suave. En la clínica, los peeling son perfectos para preparar la piel castigada, fotoenvejecida, hiperpigmentada, rugosa o apagada, porque dan un impulso a la renovación celular. El peeling consiste en la aplicación de activos químicos, tales como el ácido kójico, alfalipoico, retinol o hidroquinona: así se elimina de forma totalmente controlada la capa más superior dando paso a una piel nueva, como de bebé. Hay peelings superficiales,  medios y profundos, en una escala de menor a mayor agresividad, y de menor a mayor pelado. Los más demandados son los superficiales, porque permiten la incorporación a la rutina al momento teniendo en cuenta ciertas precauciones: hay que utilizar la máxima protección solar durante varias semanas. Cada sesión se realiza en unos 15 minutos.

 

  1. Revitalización: Un chute de vitaminas necesario.

Muchas veces a la piel le falta vida; está, literalmente, agotada por el estrés, la falta de sueño, las bajas temperaturas de los meses pasados, las calefacciones, la mala alimentación o el tabaco. ¿La notas así? En este caso resultan muy recomendables los tratamientos cosméticos ricos en vitamina C y E, entre otros antioxidantes, que nos protegen de los radicales libres. ¿Necesitas un aporte extra? La mesoterapia revitalizante es un tratamiento de medicina estética mínimamente invasivo que aporta mediante pequeñas infiltraciones en rostro, cuello y escote, las vitaminas, minerales y oligoelementos que tu piel necesita. Se trata de un cóctel totalmente personalizado según cada problema cutáneo, y el Dr. Dray fue pionero a la hora de introducir la técnica en nuestro país, por eso es uno de sus tratamientos más top. Las sesiones recomendadas son 3, para un tratamiento de choque, o más, si tu rostro está muy castigado. Y como no hay belleza exterior sin su parte interior, la dieta te ayudará estos meses primaverales a disfrutar de esa energía extra: incluye alimentos antioxidantes, como los pimientos, tomates, kiwis, naranjas, mandarinas, limón, frutos rojos y brócoli.

 

  1. Hidratación: Bienvenido, ácido hialurónico.

¿Sabías que el primer signo de envejecimiento es la deshidratación? Es la culpable de que la piel no esté jugosa, le falte brillo y se marquen las líneas de expresión. El activo pro-hidratación por excelencia es el ácido hialurónico, del que seguro que has oído hablar: lo tenemos en el organismo y en las células dérmicas, pero con el paso de los años va disminuyendo su producción; es capaz de captar hasta mil veces su peso en agua, así que es una sustancia totalmente segura y biocompatible que aporta muchísima hidratación al rostro, elasticidad y a la vez rellena las arrugas, aunque de una forma mucho menos eficaz que aplicado mediante infiltración. En primavera y verano es el activo cosmético ideal en sueros y cremas, porque mejora el estado general de la piel y la hidrata. Un paso mucho más efectivo, perfectamente compatible con las cremas es el de la mesoterapia con ácido hialurónico como tratamiento de medicina estética. Las infiltraciones con el de bajo peso molecular, mediante la técnica de mesoterapia, consiguen que el hialurónico penetre mucho más que un cosmético y consiga esa luz y aspecto radiante que rejuvenece un rostro y le da el efecto healthy. Conviene realizar tres sesiones (una cada 15 días) de unos 30 minutos, y renovar en la primavera siguiente.

 

  1. Alergias: Emulsiones reparadoras.

Estornudos, picos de ojos y nariz, rinitis… ¿te suenan? Si tienes alergia primaveral, seguramente sí. En ese caso tu nariz está irritada y puede que tengas ronchones en la cara, el cuello y el escote, que empeoran con el sudor y el deporte al aire libre. Para las alergias, lo mejor es escoger cremas emolientes y específicas para piel sensible, y bálsamos reparadores para zonas irritadas como la nariz y los labios.

 

  1. Protección solar: que no te falte.

Da igual el tipo de piel que tengas: todos necesitamos utilizar alta protección solar todo el año, y de cara al buen tiempo mucho más. Esto es porque la radiación ultravioleta comienza a ser más fuerte en primavera, y alcanza su máximo apogeo en verano. Además, tu rostro lleva meses sin recibir un sol intenso, así que extrema las precauciones y no salgas de casa sin un SPF 50+: solo así conseguirás retrasar el envejecimiento, las manchas, arrugas y flacidez, y sobre todo, disminuir muchísimo las posibilidades de desarrollar un cáncer de piel: en el 90% de los casos el culpable es el sol.