facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

Cómo cuidar la piel en invierno

cuidar la piel en invierno

Cuando bajan las temperaturas, el cutis sufre, y mucho. Acusa la deshidratación y la falta de luz por culpa del frío, del viento y de las calefacciones, y puede mostrarse sensible y con rojeces o picor. ¿Quieres saber cómo cuidar la piel durante estos meses? La combinación de activos cosméticos, una dieta adecuada, buenos hábitos y una selección de los mejores tratamientos estéticos te darán la clave.

 

 

 

 

Cuidados de la piel en invierno: ¿Por qué sufre? 

– El frío extremo dificulta la función de las glándulas sebáceas, encargadas de proteger la piel de los factores externos. Esta pierde así su capacidad de retener la humedad y se deshidrata.

– Por culpa de las calefacciones, que resecan mucho el ambiente y producen sequedad y sensibilidad cutáneas.

– El viento, a su vez, también deshidrata el cutis y lo sensibiliza.

– Al haber menos horas de luz, la tez se apaga.

 

Cómo cuidar la piel en invierno ¿Qué ingredientes necesitas?

Seleccionar los activos que deben incluir tus cremas es fundamental a la hora de pensar en los cuidados de la piel en invierno. No pueden faltarte los emolientes, calmantes, hidratantes, suavizantes y nutritivos. Como estos:

– Ácido hialurónico: Es el rey de la hidratación, la molécula que de por sí contiene nuestro organismo (y nuestra piel) y que ayuda a la piel a no perder su agua. Si piensas en cómo cuidar la piel en invierno, no te olvides del ácido hialurónico en todas sus fórmulas.

– Ceramidas: Son una familia de lípidos protectores de la piel, que esta ya tiene de por sí, al igual que el cabello. Añadidas en las cremas y en cápsulas monodosis para la piel, no permiten que esta pierda la humedad y logran que las células cutáneas sigan cohesionadas, es decir son algo así como el “cemento” de la piel.

– Glicerina: Est sustancia rica en lípidos proviene de aceites vegetales y hace de escudo protector de la barrera hidrolipídica. También ayuda a contrarrestar el efecto de deshidratación de los agentes lavantes y detergentes.

– Vitamina B5: Es el ácido pantoténico, ayuda a reparar las lesiones de la piel, hidrata y tiene efectos antiinflamatorios.

– Mantecas y ceramidas: En los labios, las manos y en las zonas rugosas del cuerpo, las mantecas crean una película que aísla la zona del exterior, y por supuesto de las inclemencias del frío. A veces también es buena idea aplicar estos productos en las aletas de la nariz, que a veces se irritan en esta estación, y más con los habituales resfriados.

 

Cómo cuidar la piel en invierno: ¿Qué texturas son las adecuadas?

En principio, los cuidados de la piel en los meses fríos requieren texturas más emolientes y suavizantes y dejar para las estaciones más cálidas las de tipo gel o fluido. Las primeras crean una película protectora y calmante contra las inclemencias y previenen la deshidratación, pero si tu piel es grasa, probablemente no las necesites, siempre que te centres en aplicar los ingredientes hidratantes que te hemos contado.

 

Alimentos para el cuidado de la piel los meses fríos

Si piensas en cómo cuidar la piel al bajar las temperaturas, no dejes de lado lo que comes, porque es esencial para conseguir una hidratación desde dentro:

– Dos o tres veces en semana toma pescado azul, como el salmón, la caballa, la sardina o el boquerón. Tienen grandes cantidades de Omega 3, que además de nutrir, es un potente antiinflamatorio.

– Come aguacates: contienen grasas buenas, vitaminas A, B, D y E y proteínas de calidad.

– Añade a tus ensaladas pipas de girasol, ricas en zinc, al igual que el sésamo, que puedes espolvorear también en verduras y pescados.

– Di sí al germen de trigo, es muy rico en vitamina E y protege la dermis.

 

Cómo cuidar la piel: los hábitos que debes tener en invierno

– Evita los cambios bruscos de temperatura: Pasar de lugares cálidos y secos con calefacción al frío de la calle, no te beneficia, y los cuidados de la piel no van a causar el mismo efecto. Intenta suavizarlo utilizando en casa cuencos con agua para humidificar el ambiente o humidificadores, y no abusando de una temperatura demasiado alta.

– Dúchate con agua templada, y huye sobre todo de la muy caliente, porque reseca mucho la piel.

– Intenta utilizar guantes los días muy fríos y ponte crema de manos antes de dormir, aplica un bálsamo labial varias veces al día y cuida el contorno de los ojos con productos específicos, porque su piel es muy delicada y estos meses sufre más.

 

Cómo cuidar la piel en invierno: Tratamientos de Medicina Estética

Los cuidados de la piel en invierno son esenciales para mantenerla joven, minimizar las arrugas, la falta de luminosidad y la flacidez, y estas técnicas en tu clínica de Medicina Estética pueden ayudarte:

– Peeling: El invierno es la mejor estación para realizar este tratamiento a base de diferentes alfahidroxiácidos que retiran las células muertas y regeneran el cutis desde el interior, dejando una piel sobre todo luminosa, difuminando las arrugas y las manchas, y consiguiendo que esté más jugosa e hidratada.

– Mesoterapia facial revitalizante. El cóctel de vitaminas, minerales y oligoelmentos, combinados con ácido hialurónico y aplicado por un médico experto mediante pequeñas infiltraciones es capaz de aportar energía, buen tono, luz e hidratación al rostro, el cuello y el escote.

– Ácido hialurónico de bajo peso molecular. Se aplica mediante la técnica de bioestimulación, y aporta ese extra de agua a la piel.