facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

¿CÓMO AFECTA EL CLORO A LA PIEL Y AL PELO? CONSEJOS PARA EVITAR SORPRESAS

CLORO

Disfrutar de un refrescante chapuzón o practicar natación en la piscina es sin duda uno de los grandes placeres del verano, más aún si no lo tenemos fácil para escaparnos a la playa. Pero por desgracia, no todos son beneficios, ya que el cloro que se utiliza para evitar la proliferación de bacterias y hongos puede convertirse en el gran enemigo de nuestra piel y nuestro cabello y llegar a provocarnos verdaderos problemas de salud.

El cloro, aunque se utilice en cantidades adecuadas, produce sequedad e irritación en la piel, sobre todo después de baños prolongados. Pero además, puede alterarse en combinación con productos de uso habitual, como desodorantes, perfumes o cremas de protección solar. De ahí que sea tan importante ducharse siempre antes de entrar en la piscina, y no solo como medida higiénica y cívica, sino para eliminar esas sustancias que pueden hacer que el cloro reaccione y afecte a nuestro manto lipídico.

Cuando se salga de la piscina, siempre hay que ducharse a conciencia para eliminar el cloro y aplicar en todo el cuerpo una buena capa de crema hidratante (o un protector muy humectante si vamos a exponernos al sol). Por la noche, es conveniente realizar una limpieza más profunda y emplear un producto regenerador.

¿Y qué ocurre con el pelo? Pues que, evidentemente, también sufre los efectos del cloro (reseca la fibra capilar y puede modificar el color), especialmente cuando se tiene el cabello rubio o teñido. En algunos casos, el pelo puede incluso adquirir un tono verdoso: aunque el causante directo no es el cloro, este puede hacer que otros metales se oxiden en el agua y produzcan esa desagradable sorpresa. El sulfato de cobre, otro de los aditivos que se emplean para evitar hongos, puede causar ese efecto en pelos teñidos.

¿Qué hacer entonces para proteger nuestro cabello? Primero, aplicarnos productos protectores específicos, utilizar siempre gorro de baño (aunque nos resulte incómodo) y tras aclararnos bien para retirar los restos de cloro, emplear champú y mascarilla con efecto hidratante.


Testimonios