facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

Comer chocolate es bueno para el corazón

ChocolateA

Al chocolate lo hemos demonizado. Que si engorda, que si produce granos. Pero…¡sorpresa! Ni lo uno, ni lo otro, si se toma con moderación y en su versión más pura. Y, la mejor noticia, los que comen este manjar a diario, tienen un menor riesgo de sufrir problemas cardíacos en el futuro. Lo cuenta la revista Heart, y también dice que las personas con riesgo cardiovascular no deben reducir su consumo. El análisis, que ha sido publicado por la Sociedad Española de Nutrición, lo han hecho casi 21.000 personas durante 12 años, y ha estado liderado por la Universidad de Aberdeen, en el Reino Unido.

Sabemos que el chocolate es una fuente importante de flavonoides, derivados de las plantas que protegen de los accidentes cardiovasculares, y aunque no se puede afirmar categóricamente que por comerlo vayamos a tener el corazón más sano, sí sabemos que es buenísimo hacerlo como prevención.

¿Y quién come más cacao? Personas jóvenes y deportistas, con un índice de masa corporal menor, y menos presión sanguínea, es decir, todo factores que reducen los riesgos. Comerlo está relacionado con un 11% menos de riesgo cardiovascular y un 25% menos de muerte relacionada con este problema. Aún así, los autores afirman que hacen falta más estudios para ser más rotundos.

Un dato curioso: las personas que consumieron la versión con leche también notaron sus beneficios, lo que indica que quizá, no son solo los flavonoides los héroes, sino también, quizá (atención, adictos a la versión más dulce), componentes como los ácidos grasos o la leche incluido en la tableta menos pura. Parece que va siendo hora de dejar los remordimientos atrás.


Testimonios