facebook

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted pueda disfrutar de la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad CERRAR

91.576.01.64
93.414.06.54 Llámanos y te daremos información personalizada madrid@doctorsimondray.com

5 RETOQUES PARA UNA BUENA CARA (Y NO SE NOTAN)

post-dray-5-retoques

Son muchos los protocolos de medicina estética que aseguran resultados “que no se notan”, pero pocos los que realmente lo consiguen. Si nos paramos a pensarlo, un tratamiento bien aplicado es aquel que te hace pensar de una persona: “qué buena genética tiene” o “cómo se cuida”, y no aquel que sugiere “qué bien se pincha”. Aquí entra en juego el Dr. Simón Dray, que tiene una larga y dilatada experiencia en los retoques efecto Good Face o “buena cara”. Estos son los más demandados:

  1. Mesoterapia revitalizante: Hablamos de esos pequeños pinchacitos cargados de vitaminas, aminoácidos y oligoelementos en rostro, cuello y escote, con el fin de rejuvenecerlo en general, iluminar, y combatir la flacidez facial. El Dr. Dray lo realiza totalmente a la carta, según edad, estilo de vida, tipo de piel y situación personal. A partir de 3 sesiones.
  2. Peeling controlado: Es un tratamiento ideal para “resetear” el cutis, darle un buen empujón para que se regenere y que las células se pongan en marcha. Gracias a ello la piel gana luz y se difuminan pequeñas arruguitas y manchas. Consiste en aplicar una solución de activos químicos para eliminar, de forma controlada, una capa determinada de la piel y estimular la renovación celular. Con una sola sesión al año, o dos como máximo, es suficiente.
  3. Global Action: Hidroxiapatita cálcica + Ultrasonidos. Se trata del primer método que funciona 100% contra la flacidez en el rostro y queda natural, sin el clásico efecto de “piel estirada”. Combina dos revolucionarias técnicas:
  • Técnica de la Corona: Utiliza un inductor de colágeno, como la Hidroxiapatita Cálcica o el Ácido Hialurónico muy reticulado (ambos, materiales reabsorbibles), siguiendo la supuesta línea que marcaría una corona, por debajo del pelo, desde la frente hasta detrás de las orejas, con el fin de reafirmar los tejidos.
  • Ultrasonidos focalizados HIFU : Son el primer método no invasivo con eficacia demostrada contra la flacidez, y tienen una capacidad de penetración infinitamente mayor que la radiofrecuencia. Funciona muy bien en la zona del óvalo, cuello y doble mentón (además de otras áreas corporales). En cuanto a las sesiones, basta una para la Técnica de la Corona, y entre una y dos para los ultrasonidos.
  1. Ácido Hialurónico para hidratar. Aquí no hablamos de rellenos, sino de utilizar la molécula súper hidratante para obtener una piel jugosa, brillante y revitalizada. Para ello, se aplica mediante mesoterapia, es decir a pequeñísimos y múltiples pinchacitos superficiales en cara, cuello y escote, combinándolo con otros nutrientes según cada necesidad. También se puede aplicar el Ácido Hialurónico para reafirmar e hidratar brazos y manos, que queden turgentes.

Tres sesiones y una anual de mantenimiento son la cantidad perfecta.

  1. Lifting Facial Japonés: El masaje japonés reposiciona las facciones y mejora el tono de la tez al instante; combina varias disciplinas, entre ellas el shiatsu, la reflexología facial y el drenaje linfático. El shiatsu viene de la medicina tradicional japonesa, y consiste en presionar con los dedos en determinados puntos del organismo para aliviar dolores. La reflexología es un masaje japonés que considera el rostro como un mapa con diferentes puntos reflejos conectados con los órganos y sentidos del cuerpo. Por último el drenaje linfático, que es un masaje suave que mejora la circulación, activando el funcionamiento del sistema linfático. Recomendamos seis sesiones.


Testimonios